Udol (oskarvlc87) wrote,
Udol
oskarvlc87

ENTRADA 43: Pandemia.

ENTRADA 43: Pandemia.

 

Sentado en la silla Joan se rascaba la barbilla mientras pensaba en cómo empezar su relato. Impacientes le mirábamos desde nuestros asientos, alrededor de la mesa poblada de restos de comida.

 

- Lo último que vi en la televisión, antes de que se cortara la electricidad, eran imágenes de varias de las ciudades más importantes del mundo siendo evacuadas.

 

Según lo que nos contó nuestro anfitrión, se habían desatado focos de infección en varios aeropuertos europeos y asiáticos. Las autoridades estaban avisadas de que algo ocurría en España, pero nadie conocía las posibilidades reales de expansión de la infección.

 

-¿Pero cómo es posible que permitieran a los infectados llegar  a ningún sitio? ¿Acaso no les reconocían? ¿Cómo iban a dejarles subir a los aviones?- Preguntó Capo sorprendido ante la aparente proliferación sin oposición alguna.

 

-No. Parece ser que hay un grupo sanguíneo que tarda horas e incluso días en manifestar la infección. Simplemente no pudieron predecirlo. Benidorm es una ciudad turística que cada año atrae a miles de personas de muchas nacionalidades. Tras el incidente hubo contagiados que regresaron a sus lugares de origen por avión, carretera e incluso por barco.- Explicó Joan mientras escuchábamos cada una de sus palabras.-Es un tipo de sangre muy escaso… cero negativo creo que dijeron.

 

-Sí, sólo un due per cento de la población lo tiene. – Intervino Estela sorprendiéndonos con el dato. Supongo que lo conocía por sus estudios de farmacia.

 

-¡Por eso nadie sabía que estaban infectados!, porque la inmensa mayoría se transforma en pocos segundos, ¡pero algunos pueden ocultarlo durante horas o incluso días!- Exclamó Joan entre excitado y furioso.

 

-¿Pero ahora que lo saben estarán investigando algún tipo de cura no?- Le pregunté buscando una respuesta optimista, mientras mi mano buscaba temblorosa el vaso con agua.

 

-No tengo ni idea. A los tres días anunciaron una cumbre de líderes mundiales en la que se suponía que iban a adoptar las medidas necesarias, coordinar científicos, ejército, médicos, evacuaciones… mientras la burocracia se ponía en marcha la infección afloró de golpe en los cinco continentes. Demasiado rápido para reaccionar.

 

Nos contó que las televisiones dejaron de emitir en apenas un par de días, apagándose de una en una como luces de un edificio cuando la gente duerme. La radio decía que lo que quedaba del gobierno se había refugiado en un lugar seguro, daba consejos a los supervivientes y también informaba de los puntos en los que estarían a salvo.

 

 

Cada vez la lista de lugares seguros era más reducida. Las principales ciudades del país se habían convertido en un campo de batalla. Primero disturbios, luego saqueadores que aprovechaban la situación, al final llegaban esas cosas y después el silencio. Sólo silencio.

 

En el exterior la situación era prácticamente igual. Nadie enviaba tropas a España porque media Europa tenía los mismos incidentes en sus calles. Estados Unidos había ordenado la evacuación total de las ciudades de la costa este y en medio del preparativo un brote repentino sembró el caos. En sur América, Japón e incluso Australia pasaba lo mismo.

 

-Ayer me quedé sin pilas y no he podido volver a escuchar la radio.- Dijo Joan cabizbajo.

 

No podía ser verdad. Este infierno que vivíamos se había extendido por cada rincón habitado del globo. No podía estar causado por un simple accidente de avión como pensábamos al principio. No me cuadraba, esto era demasiado grande, demasiado fulgurante. El fin del mundo había llegado mientras nosotros pensábamos que la caballería vendría a rescatarnos a nuestro refugio. De repente, las caras de mis seres queridos se dibujaron ensangrentadas una detrás de otra, ya no cabía ninguna esperanza.

 

-Pero aún hay ejército. Hace pocas horas que bombardearon todo esto. Aún hay gente que lucha y alguien que los coordina. – Intervino Capoira poniéndose de pie bruscamente, enfadado.

 

Nadie le respondió. Alguien debería quedar, pero después de lo que habíamos escuchado la pregunta era: ¿por cuánto tiempo?


Contador Gratis
Contador Gratis
Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 7 comments